A E D A R

Asociación Española para  Defensa del Arquero 

 
   
 

Autor: Juanjo Hernández  I  Diseño web: Jazz Video

   

 

 La Ley de Armas:  El Reglamento de Armas, la Ley de Seguridad Ciudadana y el Arco

 
 

 

 Información de Interés en esta web

 
 

 

 

¿Qué entendemos los arqueros por Ley de Armas?

 

El Arco en el Reglamento de Armas

 

¿Qué Organismos regulan el Reglamento de Armas?

 

La adquisición de un arco

 

¿Cuántos arcos puedo tener?

 

Un arco de juguete o un arco arma

 

Tarjeta Deportiva o Licencia Federativa

 

La fabricación, tenencia y transporte del arco

 

El uso del arco

 

Actividades de carácter público

 

Sobre la Caza con Arco

 

Caza con Arco con tránsito por terrenos abiertos

 

Los Recorridos de Bosque y Recorridos de Caza con Arco

 

Una práctica responsable de la caza y el Tiro con Arco

 

 

 

 

 ¿Qué entendemos los arqueros por Ley de Armas?

 

 

 

Lo que en el lenguaje "coloquial" arquero entendemos como "Ley de Armas" o mejor dicho a lo que nos referimos cuando hacemos mención a la "Ley de Armas", en realidad nos estamos refiriendo al compendio de legislación aplicable al Arco y a la actuación del Arquero.

 

Este compendio está compuesto por dos Leyes Orgánicas y Reglamento:

 

·         Ley Orgánica de Cuerpos y Seguridad del Estado.

·         Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana.

·         Reglamento de Armas y Explosivos.

 

Además de lo expuesto anteriormente sobre el que forman las dos leyes orgánicas y un reglamento,  en lo que denominamos la "Ley de Armas", también debemos tener presente otras legislaciones y/o reglamentaciones que nos pueden afectar son:

 

·       El Reglamento de Espectáculos Públicos y Actividades deportivas.

·      Clases de Actividades Deportivas en sus artículos 27 y 65.

·      Los reglamentos de la Real Federación Española de Tiro con Arco.

·      Los reglamentos de la Real Federación Española de Caza.

·      Los reglamentos de las diferentes Federaciones Autonómicas bajo cuyo ámbito nos encontremos.

·    Las Ordenes de Veda Nacionales y Autonómicas, así como la Leyes Autonómicas en materia de caza con arco

  

Desde estas páginas intentaremos poner a vuestra disposición toda la experiencia y conocimiento sobre las leyes, los reglamentos y de las experiencias propias y de los compañeros de las sedes de Taller de Arquería.

 

Antes de entrar “en materia”, sería bueno indicar que es un error muy común, para aquel que se acerca por primera vez a escudriñar en el Reglamento de Armas y Explosivos en busca de la palabra "arco",  pensar que en todo aquel texto en el que no aparece la ansiada palabra, no le afecta, algo que intentaremos explicar a lo largo de las siguientes líneas.

 

Para que podáis distinguir en los siguientes apartados lo que son comentarios, de lo que dice el texto de las leyes y del reglamento, todo lo que se encuentre en letra de color gris es el texto de la ley, del reglamento de armas y/o de textos legales  y el resto del texto es comentario y/o conclusión. También podéis encontrar resumido el nombre de Reglamento de Armas y Explosivos por (R.A.).

 

Para un mejor acceso a los diferentes contenidos, los hemos separado en apartados que podéis seguir, bien de forma independiente, accediendo directamente al apartado que más os interese, o bien de forma continuada, forma esta que os aconsejo pues muchos de los apartados se encuentran enlazados o correlacionados.

 

Esperamos que la información que ponemos a vuestra disposición, os sirvan de ayuda.

 

 

 

 

 

 El Reglamento de Armas y la Ley de Seguridad Ciudadana

 

 

El  Ministerio  del  Interior  es  el organismo  que  tiene asignada, entre  otras  Competencias,  la regulación  de  las  armas y explosivos,  en  todos y  cada uno  de  sus Aspectos y Funciones.

El Reglamento actual data del año 1990 y se encuentra acompañado por las Resoluciones, Ordenes, Ministeriales y Reales Decretos que, desde la aparición de la misma  y con referencia a ella, han ido apareciendo.

La ley actual data del año 1993 Real Decreto 137/1993, de 29 de enero y es lo que se denomina una Ley Marco, esto es,  enmarca los requisitos mínimos que deben cumplirse.

Vamos a indagar en un primer lugar en lo que nos atañe del Reglamento de Armas y Explosivos.

 

 

 

 El Arco en el Reglamento de Armas

 

 

Dentro del Reglamento de Armas, en un principio, vamos a centrar nuestra atención en dos artículos: el número tres y en la categoría siete, de la correspondiente a la clasificación de las armas por categorías.

El artículo 3 del Reglamento de Armas (R.A.) aprobado por Real Decreto 137/1993, de 29 de enero, (Clasificación de las armas reglamentadas), en la parte que nos afecta dispone:

 "Se entenderá por armas y armas de fuego reglamentadas, cuya adquisición, tenencia y uso pueden ser autorizados o permitidos con arreglo a lo dispuesto en este Reglamento, los objetos que, teniendo en cuenta sus características, grado de peligrosidad y destino o utilización, se enumeran y clasifican en el presente artículo en las siguientes categorías:

 7. categoría:............

5. Los arcos, las armas para lanzar líneas de pesca y los fusiles de pesca submarina que   sirvan para disparar flechas o arpones, eficaces para la pesca y para otros fines deportivos."

No se requiere licencia de armas para las de este tipo de categoría.

Así pues, el texto legal nos deja claro que el arco está contemplado en el Reglamento de Armas en la categoría 7, apartado 5 y no se precisa licencia de armas para su tenencia. Otra cuestión que tiene que quedarnos claro es que, el R.A. separa  las armas en dos grupos: "Se entenderá por armas y armas de fuego reglamentadas, y al mismo tiempo debe quedarnos claro que cuando se habla en un plan genérico de armas sin hacer mención específica a una clase determinada de arma, afecta por añadidura a todas y cada una de las armas contempladas en el Reglamento.

 

 

 

 

¿Qué Organismos regulan y aplican el Reglamento de Armas?

 

 

Como no puede ser de otra forma, existen organismos que se encargan de las diferentes modificaciones del Reglamento de Armas, de su envío a las Cortes Generales y al Senado para su aprobación, de la puesta en marcha y ejecución de lo contemplado en el Reglamento y en las Leyes. Estos organismos son: La C.I.P.A.E. y la I.C.A.E.

 

 C.I.P.A.E.

Con estas siglas se conoce a la Comisión  Interministerial  Permanente de Armas y Explosivos.

La ORDEN PRE/631/2002, DE 15 DE MARZO, es por la que se regula la composición y funciones de la comisión interministerial permanente de armas y explosivos (BOE núm. 71, de 23 de marzo de 2002)

Se trata de una Delegación Ministerial, formada por miembros de varios Ministerios, encargada de la Elaboración, Seguimiento  y Modificación del Reglamento de  Armas y Explosivos,  así como del envío  al Senado de las modificaciones que sobre la misma crea oportuno que se realicen periódicamente.

 

          

 I.C.A.E.

Con estas siglas se conoce a la Intervención Central de Armas  y Explosivos de la Guardia Civil.

La competencia en materia de armas y explosivos que el Estado tiene según mandato recogido en la Constitución Española (art. 149.1.26), es ejercida por el Gobierno de la Nación a través de la Dirección General de la Guardia Civil (DGGC).

Así pues, la Guardia Civil, tiene la competencia de forma exclusiva en materia de armas y explosivos según la Ley 2/86 de 13 de marzo de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, materializándose a través del Servicio de Intervención de Armas y Explosivos.

Además de las competencias y medidas de acción tanto preventivas como de vigilancia sobre armas y explosivos recogidas en la Ley 1/92 de 21 de febrero sobre Protección de Seguridad ciudadana, para el mejor control y desempeño de la misión que en dicha materia tiene encomendado el citado Servicio de Intervención de Armas y Explosivos, éste se apoya en una serie de normativas (Leyes, Reales Decretos, Ordenes etc...), entre las que se pueden destacar los Reales Decretos 137/93 de 29 de enero y 230/98 de 16 de febrero que aprueban los Reglamentos de Armas (R.A.) y de Explosivos (R.E.) respectivamente.

Es la sección de la Guardia Civil en la que, la C.I.P.A.E encarga la correcta aplicación de la Ley de Armas y Explosivos.  

En esta sección de la Guardia Civil se aglutinan los servicios de regulación  de licencias  de  Armas, Manipulación de Explosivos, control  de la Venta de Armas y Explosivos, uso de las armas, etc., y en general de la aplicación  de la Ley de Armas y Explosivos.

Esta a su vez, es la encargada de encauzar cómo llevar a cabo la regulación de la tenencia y uso de las armas y de los explosivos.

Para la realización de esta labor, cuenta con intervenciones de  armas  en puestos de la Guardia Civil, distribuidos por zonas según la densidad de población o bien en zonas en las que las manipulaciones de explosivos así lo aconsejen.

Aún en autonomías que tienen transferidas las competencias de seguridad sigue siendo la I.C.A.E. la encargada de esta labor.

Algo muy importante en este texto legal es:

Debe quedar bien entendido que en la aplicación de la Ley de Armas y Explosivos,  de  sus  términos  y  su  interpretación, queda al último criterio de los mandos y agentes de la Guardia Civil.

Son pues los miembros de la Guardia Civil los encargados de la Aplicación de la Ley de Armas y Explosivos, y de su ultimo criterio, aún cuando entendamos que tenemos todo en orden, podrán intervenir si estimaran que puede haber una situación anómala, incorrecta y/o de peligro.

Permitirnos que os expliquemos esta conclusión del texto legal con tranquilidad más a delante, mientras veamos cómo podemos adquirir un arco según la R.A.

 

 

 

 

La adquisición de un arco

 

 

Una vez que tenemos claro la posición del arco en el Reglamento de Armas y quienes son los organismos que se encargan de gestionar la tenencia del mismo, veamos que nos dice la ley sobre la adquisición de un arco.

 

 El artículo 96 del R.A. (Licencias en general) dice:

 1. Nadie podrá llevar ni poseer armas de fuego en territorio español sin disponer de la correspondiente autorización expedida por los órganos administrativos a quienes este Reglamento atribuye tal competencia. Si se tratara de personas residentes en un Estado miembro de la Comunidad Económica Europea distinto de España, la concesión de la autorización deberá ser comunicada a la autoridad competente de dicho Estado.

 2. La tenencia y el uso de las armas de las categorías 1., 2. y 3. precisará de licencia de armas.

 7. Los poseedores de armas de las categorías 6. y 7., 4, deberán documentarlas en la forma prevenida en el artículo 107.”

El artículo 3 del Reglamento de Armas (R.A.) aprobado por Real Decreto 137/1993 de 29 de enero, clasifica los arcos, como armas de la categoría 7.5.

El artículo 54.4 del R.A., dispone que la adquisición de las armas de la categoría 7.5 (arcos), requerirá la acreditación ante el establecimiento vendedor y su consignación en los correspondientes libros, de las tarjetas deportivas en vigor.

 

Hemos reproducido todo el texto para que veáis claramente que la categoría en la que está incluida el arco se refleja específicamente.

Tal y como se contempla en el Reglamento, la única documentación necesaria para la adquisición de un arco, es encontrarse en posesión y ser titular de una "Tarjeta Deportiva".

 

Con respecto al establecimiento vendedor del arco, el R.A. en su artículo 56 en la parte que nos afecta indica:

El Artículo 56 del R.A.

Además de las armerías reglamentariamente autorizadas, los tipos de establecimientos que seguidamente se determinan podrán dedicarse al comercio de la clase de armas que para cada uno de ellos se concreta:

 a). Los establecimientos de venta de artículos deportivos que reúnan los requisitos fiscales pertinentes podrán, dando conocimiento previamente a la correspondencia Intervención de Armas de la Guardia Civil, dedicarse a la venta de armas accionadas por aire u otro gas comprimido, comprendidas en la 4.ª categoría y las de la 7.ª, 5 y 6, así como de armas de fuego inútiles o inutilizadas.

 

También, como hemos visto, obliga a que el vendedor consigne en un libro al efecto, los números de las tarjetas deportivas de los titulares que adquieren un arco, es por ello que no nos debe extrañar que nuestro vendedor habitual nos solicite la presentación de una Licencia o Tarjeta a la hora de la adquisición del arco.

 

 

 

¿Cuántos arcos puedo tener?

 

 

 

 

Al contrario que sucede con las armas de fuego, que precisan de una guía por cada arma, de una revisión periódica y de un mantenimiento y almacenamiento adecuados, el arco al no precisar de guía alguna está exento de estas precauciones y cautelas.

Un arquero podrá tener cuantos arcos estime conveniente, para ello, tal y como hemos visto en el apartado anterior, tan sólo es preciso ser titular de una tarjeta deportiva en vigor.

 

 

 

Arco de Juguete o Arco Arma

 

Como hemos visto los arcos se encuentran en la categoría 7ª. Apartado 5, pero ¿Cómo podemos distinguir un arco de juguete de un arco contemplado en esta categoría?

La legislación no hace distingos sobre este particular, por lo que se deja a las especificaciones propias del fabricante hacer esta primera distinción.  Las edades de uso, la potencia del arco y sobre todo sus lugares de venta son los que hacen el resto de la distinción entre los arcos.

Intervención de Armas de la Guardia Civil, recomienda que, en caso de duda, se les entregue el arco para realizar un estudi y su posterior catalogación como arma o como juguete.

  

 

 

Tarjeta Deportiva o Licencia Federativa

 

 

El R.A. deja claro pues que hace falta estar en posesión de lo que genéricamente denomina como una "Tarjeta Deportiva".

Pero, ¿qué es para el R.A. por una tarjeta deportiva? o mejor ¿qué entiende por tarjeta deportiva?, Más adelante volveremos a ver el siguiente texto del R.A. que aquí reproducimos y que en esta ocasión nos sirve para explicar esta cuestión:

Si bien debe tener en cuenta que las citadas armas sólo pueden ser usadas en los espacios idóneos para el ejercicio del tiro con arco, para lo cual deberá estar en posesión de la citada Tarjeta deportiva en vigor.

No obstante a lo anterior, los poseedores de este tipo de armas, independientemente de estar en posesión de la correspondiente tarjeta deportiva, deben atenerse además a las normas que haya dictado al efecto el Consejo Superior de Deportes a través de la correspondiente Federación para la práctica de este deporte,  siendo por tanto los citados organismos los competentes en esta actividad.

El R.A. deja claro pues que las competencias en la emisión de tarjetas deportivas para su uso deportivo es de la federación correspondiente al arma que se va a utilizar, en nuestro caso la Real Federación Española de Tiro con Arco y/o la Real Federación Española de Caza, y por delegación de estas en las Federaciones autonómicas, la tramitación de las mismas con carácter nacional o autonómico.

Es claro entonces que una Tarjeta Deportiva es una Licencia Federativa, y así lo interpretan quienes regulan el R.A.

El problema reside en ¿qué tiene que hacer una persona que quiera adquirir un arco, pero no quiera federarse?, según la ley de asociaciones nadie está obligado a federarse a no ser, claro está, que quiera realizar un uso deportivo del arco.

Para cubrir este "vacío"  la Federación Española de Tiro con Arco, pone a disposición de los compradores de un arco que no deseen estar federados la denominada "Tarjeta  Deportiva de la RFETA", que faculta al titular de la misma para la adquisición y tenencia de un arco, pero sólo, y así se especifica en el impreso de solicitud,  para la adquisición y tenencia, no para sus uso.

Quizás lo que llama a la confusión es que la RFETA en el momento de ponerse en marcha el nuevo R.A. la denominó "Tarjeta Deportiva" misma denominación genérica del R.A.

Por el contrario la  licencia  federativa,  ya  sea  licencia  de  la  Real  Federación Española  de Tiro con Arco, Homologada  RFETA o  de una Federación Autonómica, faculta al deportista, además de la tenencia y transporte del arco,  a poder realizar la  práctica del deporte federado, esto es al uso.

 ¿Queda claro entonces la diferencia entre ambas: Tarjeta Deportiva y Licencia Federativa?

 

 

 

La Fabricación, Tenencia y Transporte de una arco

 

 

Tenemos que tener presente, cómo o de qué forma podemos tener un arco y en qué condiciones. Para ellos atenderemos a lo contemplado en el apartado de Infracciones en los artículos 18, 23. 146 y 149.

 SECCIÓN PRIMERA: INFRACCIONES

Artículo 23.

A los efectos de la presente Ley, constituyen infracciones graves:

La fabricación, reparación, almacenamiento, comercio, adquisición o enajenación, tenencia o utilización de armas prohibidas o explosivos no catalogados; de armas reglamentarias o explosivos catalogados careciendo de la documentación o autorización requeridos o excediéndose de los límites permitidos, cuando tales conductas no sean constitutivas de infracción penal.

Artículo 18.

Los agentes de la autoridad podrán realizar, en todo caso, las comprobaciones necesarias para impedir que en las vías, lugares y establecimientos públicos se porten o utilicen ilegalmente armas, procediendo a su ocupación.

Podrán proceder a la ocupación temporal, incluso de las que se lleven con licencia o permiso y de cualesquiera otros medios de agresión, si se estima necesario, con objeto de prevenir la comisión de cualquier delito, o cuando exista peligro para la seguridad de las personas o de las cosas.

El artículo en sí hace referencia a las "Armas" de forma genérica, esto es, a todas las armas.

El transporte del arco que reflejado también específicamente en los artículos 146.1; 147; y 149.1 y 2.  del R.A.

Artículo 146. 1 del  Reglamento de Armas, dispone:

Queda  prohibido  portar,  exhibir  y  usar  fuera  del domicilio,  del lugar de trabajo,  en su caso, o de las correspondientes actividades deportivas, cualquiera clase de armas de fuego  cortas y  armas  blancas, especialmente aquellas que tengan hoja puntiaguda, así como en general armas de las categorías 5,  6 y 7(entre ellas esta el arco).

Queda al prudente criterio de las autoridades y sus agentes apreciar si el portador de las armas tiene o no necesidad de llevarlas consigo, según la ocasión, momento o circunstancia en especial si  se  trata  de armas  amparadas en  licencias B,  por  razones  de seguridad.

 Artículo 146.1. del R.A., continuación

Deberá en general estimarse ilícito, el hecho de llevar o usar armas los concurrentes a establecimientos públicos y lugares de reunión, concentración, recreo o esparcimiento, así como en todo caso los que hubieran sufrido condena por delito o falta contra las personas o la propiedad o por uso indebido de armas o sanción por infracción de este Reglamento...”

Artículo 149.1. del R.A., en sus apartados 1 y 2 dispone:

1. Solamente se podrán llevar armas reglamentadas por las vías y lugares públicos urbanos, y desmontadas o dentro de sus cajas o fundas, durante el trayecto desde los lugares en que habitualmente están guardadas o depositadas hasta los lugares donde se realicen las actividades de utilización debidamente autorizadas.

2. Las armas solamente podrán ser utilizadas en los polígonos, galerías o campos de tiro y en los campos o espacios idóneos para el ejercicio de la caza, de la pesca o de otras actividades deportivas."

Artículo 147. del R.A., sobre las condiciones necesarias para portar un arma dispone:

1. Los usuarios de las armas deberán estar en todo momento en condiciones de controlarlas. En la presencia o proximidad de otras personas, deberán actuar con la diligencia y precauciones necesarias y comportarse de forma que no puedan causar peligro, daños, perjuicios o molestias a terceras personas o a sus bienes.

 2. Queda prohibido portar, exhibir o usar las armas:

 a). Sin necesidad o de modo negligente o temerario.

b). Mientras se utilizan cascos o auriculares conectados con aparatos receptores o reproductores de sonidos.

c). Bajo los efectos de bebidas alcohólicas, estupefacientes, psicotrópicos, estimulantes u otras sustancias análogas.

 Comisión Interministerial Permanente de Armas y Explosivos (CIPAE)  de  25-05-93 y 13-07-93:

También queda claro, el transporte debemos realizarlo siguiendo las directrices de estos artículos, en sus correspondientes cajas y/o fundas.

    

 

 

El uso deportivo del arco

 

 

 

 

 

La  licencia  federativa,  ya  sea  licencia  de  la  Real  Federación Española  de Tiro con Arco, Homologada  RFETA o  de una Federación Autonómica, faculta al deportista a practicar el deporte federado,  es  por  ello  que  debe  ir  acompañada,  por ley, de un seguro de Mutualidad  Deportivo - Sanitaria  y  en  nuestro  caso además, debe ir implícito un Seguro de Responsabilidad Civil. De ellos podéis encontrar información en el apartado de AEDA correspondiente a los seguros.

El uso del arco, como de cualquier arma, según se desprende de los artículos 146.1 y 149.1, descritos en el apartado anterior, debe realizarse en lugares apropiados para una práctica deportiva responsable del mismo.

 

Campos y Salas de tiro con arco, Recorridos de Bosque y Tiro de Campo debidamente preparados para su uso son los únicos lugares para la práctica del Tiro con Arco.

En lugares particulares tales como: Jardines  públicos  o  particulares, zonas  concurridas,  fincas particulares, etc. NO se DEBE practicar tiro con arco.

 

Debe quedar claro y ello me fue expuesto con claridad en las conversaciones mantenidas con I.C.A.E., que la licencia federativa tiene un ámbito de expedición y por tanto es ese ámbito el que limita el uso del arco, esto es, una licencia nacional tiene como ámbito de uso el territorio nacional y una licencia autonómica tiene como ámbito el de la autonomía por cuya federación fue expedida.

Al igual que no puede salirse a competir al extranjero con la licencia española, mucho menos autonómica, ya sea a un país comunitario o no, si no es formando parte de la selección española.  

 

 

 

Actividades de carácter público

 

 

Es con mucho una de las asignaturas pendientes del colectivo arquero que organiza eventos deportivos de tiro con arco, no estamos acostumbrados a seguir las pautas que se contemplan en el R.A., El Reglamento de Espectáculos Públicos y Actividades deportivas y/o las Clases de Actividades Deportivas en sus artículos 27 y 65.

 LAS COMPETICIONES.

Artículo 8. R.A.

 1.- Todos los espectáculos y actividades recreativas de carácter público quedarán sujetos a las medidas de policía administrativa que dicte el Gobierno, en atención a los fines siguientes:

a) Garantizar la seguridad ciudadana frente a los riesgos que, para las personas o sus bienes, se puedan derivar del comportamiento de quienes organicen un espectáculo o actividad recreativa, participen en ellos o los presencien.

 b) Asegurar la pacífica convivencia cuando pudiera ser perturbada por la celebración del espectáculo o el desarrollo de la actividad.

c) Limitar las actividades de los locales y establecimientos públicos a las que estuvieren autorizadas, e impedir, en todo caso, el ejercicio en ellos de cualesquiera otras que estuvieren prohibidas.

d) Fijar las condiciones a las que habrán de ajustarse la organización, venta de localidades y horarios de comienzo y terminación de los espectáculos o actividades recreativas, siempre que sea necesario, para que su desarrollo transcurra con normalidad.

2. Los espectáculos deportivos quedarán, en todo caso, sujetos a las medidas de prevención de la violencia que se disponen en el título IX de la Ley 10/1990, de 15 de octubre, del Deporte.

 Si bien debe tener en cuenta que las citadas armas solo pueden ser usadas en los espacios idóneos para el ejercicio del tiro con arco, para lo cual deberá estar en posesión de la citada Tarjeta deportiva en vigor.

No obstante a lo anterior, los poseedores de este tipo de armas, independientemente de estar en posesión de la correspondiente tarjeta deportiva, deben atenerse además a las normas que haya dictado al efecto el Consejo Superior de Deportes a través de la correspondiente Federación para la práctica de este deporte,  siendo por tanto los citados organismos los competentes en esta actividad.

 

  

 

Sobre la Caza con Arco

 

 

 

La Ley de Caza 1/1970 de 4 de abril y el Decreto 506/1971, de 25 de marzo por el que se aprueba el Reglamento para la ejecución de esta Ley, regulan como debe ser la protección, la conservación, el fomento y aprovechamiento del componente cinegético español. En ella se establecen una serie de requisitos necesarios para practicar la caza y entre los referidos al tipo de armas a utilizar.

Son las Comunidades Autónomas quienes tienen cedida la competencia de la regulación de la caza en el ámbito de su territorio autonómico, por lo que se debe estar atento y en conocimiento de su regulación, regulación que unas Autonomías han desarrollado su propia Ley Autonómica de Caza y otras la regulan mediante Decretos.

 

 

Actividades de Caza con Arco que precisen de tránsito por terrenos abiertos

 

 

Es Para poder cazar deberá tener en cuenta si está o no prohibido en la Ley de Caza de la Comunidad Autónoma como arma que pueda ser empleada para cazar, se puede considerar como tal, al margen de su uso deportivo. Será la comunidad Autónoma correspondiente la que dictamina si se puede realizar caza con arco en ámbito de su territorio o no.

Según consulta realizada a la ICAE sobre el tránsito por el campo con un arco:

Así pues, y teniendo tal consideración, a la hora de transitar por el campo con dichas armas dispuestas para ser usadas (aunque se porten las llamadas flechas de entrenamiento), habrá que tener en cuenta varios factores como son:

Tránsito por terrenos cinegéticos (Cotos de Caza). Cuando se transite con el arma descrita por estas zonas, y al ser susceptible de ser empleada para la caza, al margen de respetar los correspondientes periodos de veda de las especies, será necesario encontrarse en posesión de la documentación habitual para el ejercicio de la caza, es decir: licencia de caza en vigor, documento acreditativo de la personalidad, los permisos o guías requeridos para el arma que se emplea, tarjeta de filiación al coto, seguro de responsabilidad civil del cazador y cualquier otro documento o autorización exigido por Leyes o disposiciones concordantes.

Tránsito por terrenos no cinegéticos (Refugios de fauna, zonas de seguridad y vedados).  En dichos terrenos la práctica de la caza está prohibida, por lo que ninguna acción susceptible de ser considerada como de caza puede ser desarrollada en los mismos.

En resumen, el uso de las referidas artes en terrenos no cinegéticos está prohibido, y en los cinegéticos se deberá portar la documentación anteriormente referida, respetando los periodos de veda de las especies, pudiendo incurrirse en una infracción administrativa.

 

 

 

 

 

Los Recorridos de Bosque y los Recorridos de Caza con Arco

 

 

La RFETA centra sus actividades en los recorridos de Tiro con Arco, ya sean de Tiro de Campo o de Recorridos 2D y 3D y la FECA en los Recorridos de Caza con Arco.

Las actividades de ambas federaciones se encuentran dentro de lo aprobado por el Consejo Superior de Deportes.

Todas estas actividades se realizan en terrenos abiertos sin más limitaciones que las reguladas en sus propias legislaciones y reglamentos, limitándose en todas ellas solamente la zona de espectadores, zona de tránsito o itinerarios de recorrido de los deportistas y las precauciones públicas en general para con otros posibles usuarios de los terrenos en cuestión, de la misma forma que se realiza cualquier otra actividad cinegética.

 la RFETA a su vez tiene reguladas en su Guía de Recorridos de Tiro con Arco la forma planificación y de desarrollo de los mismos.

 

 

 

 

La práctica responsable de la Caza y el Tiro con Arco

 

 

Hasta aquí hemos podido ver que nos atañe y que nos regula como deportistas que practican su deporte con un arma.

La responsabilidad del uso indebido de estas normas es cuestión particular, pero debemos tener presente que:

Las actuaciones que realices de forma individual como arquero o arquera, si no son responsables, tarde o temprano siempre terminan afectando a la colectividadarquera y quienes si realizan una práctica responsable no se lo merecen.

Se pues consecuente con una práctica responsable del arco, nosotros no podemos hacerlo por ti,  sólo estamos a tu disposición para ayudarte y orientarte en ello.